emothink
su socio en
inteligencia emocional

Concédase vivir con High Touch

Aprendan a conmover su razón y a poner razón en sus emociones

¿Cual es el modelo de inteligencia emocional de emothink?

emothink propone un nuevo modelo de inteligencia emocional, que hemos llamado Homo emoticus, en oposición a la hipótesis antropológica de los economistas, que lo llaman Homo economicus. Este supuesto domina la economía y, en cierta medida, todas las ciencias sociales. También de modo implícito rige los negocios y la vida corporativa. De acuerdo con esta hipótesis, el hombre es un ser eminentemente racional que determina sus elecciones en función de un análisis de costo-beneficio: ¿Cuál es el costo? ¿Cuál es el beneficio?

El problema con las teorías sobre el comportamiento humano es que influyen en la realidad que pretenden describir. Cuanto uno cree mas en una teoría y cuanto más se sintoniza con ella, más se convierte en una profecía auto-cumplida, para bien o para mal. Con la hipótesis del Homo economicus, consideramos sólo los intereses materiales del ser humano. Es una perspectiva excesivamente simplista.

En cambio, con la hipótesis del Homo emoticus, el abordaje es radicalmente diferente. El hombre ya no se concibe exclusivamente como un ser racional sino esencialmente emocional, que no se conduce con argumentos racionales, sino pasionales para decirlo con Théodule Ribot, el padre de la psicología francesa.

Entonces es posible entender los comportamientos que parecen irracionales. Estos son irracionales porque son emocionales. Si se entiende la razón de las emociones, estos comportamientos pueden llegar a ser inteligibles y, por lo tanto, comprensibles. Tener en cuenta las emociones puede ser, por ejemplo, comprender por qué miles de personas en todo el mundo están trabajando de forma gratuita y anónima en su tiempo libre, en la construcción de la mayor enciclopedia de la historia de la humanidad, que conocemos como Wikipedia.

Uno puede entender por qué el número de donantes de sangre disminuye cuando se propone una remuneración, como se ha observado en Inglaterra. Podemos comprender incluso los problemas de la motivación en el trabajo, el ausentismo o el presentismo, el estrés o el cansancio.

Hoy día se habla mucho de mejorar el bienestar laboral. El bienestar es un sentimiento que corresponde a un estado emocional dominado por las emociones positivas y las negativas que prácticamente han desaparecido. Esto es lo que el modelo Homo emoticus trabaja.

¿Como funciona Homo emoticus, el modelo de emothink?

Homo emoticus es una nueva hipótesis antropológica que intenta explicar el comportamiento humano a través de cuatro emociones fundamentales: miedo, envidia, admiración y gratitud.

Esta teoría pone de manifiesto algunas de las diferentes emociones clásicas consideradas por los estoicos, el placer, la tristeza, el deseo y el miedo, o por los psicólogos, como por ejemplo Paul Ekman que concibe seis emociones principales: alegría, sorpresa, tristeza, disgusto, miedo y cólera.

Nuestro enfoque es diferente porque no tiene sus raíces en la observación impresionista de las manifestaciones faciales de las emociones. Esta perspectiva se basa en la identificación de los fenómenos que activan estas emociones: el peligro para el miedo, el obstáculo para la envidia, la perfección para la admiración y el don para la gratitud. En otras palabras, nos interesa más « por qué » se activa una emoción que « cómo » se activa. Conocer el porqué de las cosas es generalmente más útil para la vida que saber cómo.

En esta perspectiva, la alegría, la tristeza o la ira no son emociones primarias sino secundarias, es decir, que son causadas por otras emociones precedentes.  Algunas emociones derivan de otras emociones. Por ejemplo, no somos felices sin razón, estamos contentos por admiración o gratitud, estamos contentos porque nos encontramos con una perfección o un don.

Por lo tanto, la alegría procede en gran medida de la admiración o de la gratitud. Del mismo modo, no estamos tristes por la tristeza o enojados por la ira en sí mismas, sino porque nos encontramos con un peligro o un obstáculo. Estamos tristes o enojados por miedo o envidia.

Una vez que entendemos esto, comenzamos a tener cierto control sobre la vida emocional, propia y ajena, porque sabemos cómo actuar sobre ella, activando o desactivando estos cuatro fenómenos: el peligro, el obstáculo, la perfección y el don. Si esto ocurre, se activan o desactivan el miedo, la envidia, la admiración y la gratitud que a su vez activan la alegría, la tristeza o la ira.

Este es el corazón del método que proponemos con emothink. Funciona tanto en las relaciones familiares, conyugales, o laborales, en los negocios, entre empresas, entre estados.

Funciona en toda relación humana, porque en última instancia, las mismas emociones están allí trabajando y esto no depende ni de la edad, ni del sexo ni de la cultura. Este es realmente un método universal de gestión de las relaciones humanas.

¿De qué mañera las emociones juegan un papel fundamental en nuestras interacciones en el trabajo?

Las emociones juegan un papel fundamental en nuestras interacciones en el trabajo, ya que determinan nuestra motivación y nuestro bienestar laboral.

El bienestar en el trabajo es nuestro reto al considerar las cuatro emociones: miedo, envidia, admiración y gratitud.

Cada una define un estado de ánimo especial para el trabajo. Los que trabajan bajo la influencia del miedo, lo hacen como si fueran esclavos, obsesionados por la supervivencia o por la seguridad. Los que trabajan bajo la influencia de la envidia, lo hacen guiados ya sea por el enriquecimiento, como el que obsesiona al mercenario, ya sea por la superioridad social. Los que trabajan bajo el efecto de admiración se parecen al artesano, cautivado por la belleza o la excelencia. Los que trabajan bajo la acción de la gratitud son como el voluntario, motivado por el amor o la comunión.

Los cuatro modelos, el esclavo, el mercenario, el artesano y el voluntario son figuras del hombre en el trabajo, que depende directamente de la influencia dominante de una de estas cuatro emociones.

Por supuesto, actuamos conforme con cada una de estas figuras en distintos momentos de nuestra vida, precisamente en función de la emoción principal que nos domina. Las mismas cuatro emociones dirigen nuestro comportamiento cuando trabajamos juntos o cuando estamos en un puesto de jefe.

emothink ayuda a tomar conciencia del espíritu que nos impulsa a trabajar y brega por introducir en la medida de lo posible el espíritu artesanal y el espíritu voluntario en nuestro trabajo, única clave, creemos, para recuperar una buena calidad de vida laboral.